"El asesinato de Roger Ackroyd"

     La señora Ferrars ha aparecido muerta, víctima de una sobredosis de somníferos. Un año antes había fallecido también su marido, oficialmente de una gastritis aguda, aunque para Caroline Sheppard, la hermana -bastante cotilla- del doctor del pueblo, se trata de un asesinato por envenenamiento. Desde entonces, alguien sobornaba a la señora Ferrars, supuesta autora del crimen, y que ahora intentaba rehacer su vida con el señor Roger Ackroyd.

     Poco después, el cadáver de Roger Ackroyd, el hombre más rico del pueblo, aparece con una daga tunecina clavada en la espalda. Varios familiares y amigos que se encontraban en su casa el día del asesinato tenían serios motivos para desear su muerte. Pero solo uno puede haber empuñado la daga...
     Con lo que no cuenta el asesino es con la presencia en el pueblo del famoso detective Hercule Poirot, que ayudado de Sheppard, el médico, enseguida comenzará a indagar en oscuros secretos.

     Se trata de una de las mejores novelas de la Maestra del Misterio, que ha sobrevivido al paso del tiempo (y a las nuevas técnicas forenses) y la que la catapultó a la fama. Como en "Asesinato en el Orient Express" todos los sospechosos tienen algún secreto que esconder. Y el desenlace no es previsible. Muy recomendables a los amantes de la novela negra.

Autora: Agatha Christie
Título original en ingles: The Murder of Roger Ackroyd
Editorial en España: Random House Mondadori, 2003 
Número de páginas: 247
Valoración: Muy bueno

     "La señora Ferrars murió la noche del 16 al 17 de septiembre, un jueves. Me enviaron a buscar a las ocho de la mañana del viernes 17. Mi presencia no sirvió de nada. Hacía horas que había muerto.
     Regresé a mi casa unos minutos después de las nueve. Entré y me entretuve adrede en el vestíbulo, colgando mi sombrero y el abrigo ligero que me había puesto como precaución por el fresco de las primeras horas de un día otoñal. 
     En honor a la verdad, diré que estaba muy inquieto y preocupado. No voy a pretender que preví entonces los acontecimientos de las semanas siguientes, pero mi instinto me avisaba de la proximidad de tiempos llenos de sobresaltos y sinsabores".




Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad