"Diferente"

Benson es huérfano y, cansado de vivir con familias de acogida, decide pedir una beca en la prestigiosa academia Maxfield, donde es admitido.
Pero desde el primer instante que pone los pies en la academia Maxfield descubre que no es lo que prometían. El colegio está rodeado de dos muros, repleto de cámaras de seguridad que siguen sus pasos y no hay adultos. Los estudiantes se han dividido en tres grupos enemigos para poder sobrevivir dentro. Saltarse las normas significa la muerte, escapar también. Pronto Benson descubre un secreto tan terrible que le llevará a hacer cualquier cosa por huir de aquel lugar.

Este es uno de esos libros con el que sabes que vas a sufrir con el protagonista desde la primera página. Pero la última página te deja con la boca abierta y sólo puedes exclamar: ¡No!, con uno de esos finales abiertos de infarto.
Muy bien escrito, en primera persona, te sumerge desde el primer momento en la atmósfera desapacible y falta de libertad del colegio. Y te hace preguntarte qué se oculta tras la fachada de la escuela y por qué los alumnos, todos huérfanos, no pueden ni quieren, salir.
El planteamiento de la novela recuerda mucho a otra novela de Hatero y LaHoz "¡Volverán a por mí!", pero la de Wells, creo, es  superior.

Se espera una segunda parte.

Autor: Wells, R.
Editorial: Destino.
Título Original en inglés: Variant
Número de páginas: 349
Valoración: Muy bueno

"Vi por primera vez que las ventanas del primer piso se llenaban de caras. Algunas simplemente  me observaban, pero otras parecían señalar, gesticular o incluso gritar en silencio tras el cristal. Miré tras de mí, pero no estaba seguro de lo que querían decirme.
Los miré y me encogí de hombros. (...) Segundos más tarde, se oyó un sonoro zumbido y un clic, y se  abrió la puerta principal. Justo cuando salía por ella una chica, dos estudiantes, de ambos sexos, la apartaron bruscamente. Los dos llevaban el uniforme que había visto en la página web (...). La muchacha, que debía de tener mi edad o un poco más, bajó la escalera como una flecha, dispuesta a alcanzar el coche de la señora Vaughn. El chico, alto y fortachón como un jugador de fútbol americano, me agarró de un brazo.
-No hagas caso de lo que te digan Isaiah no Oakland -dijo con decisión-. No podemos salir de aquí".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad