Cazadores de sombras

Hace un par de meses se estrenó en España la película "Cazadores de sombras", basada en esta novela de C. Clare.
El argumento resulta muy interesante:
La madre de Clary desparece de manera extraña y violenta y ella misma es atacada por un horrible monstruo, por lo que debe ocultarse en el "instituto", una especie de albergue en el que viven varios jóvenes -uno de ellos Jace, muy atractivo-, que son cazadores de sombras. Su misión consiste en matar a demonios, vampiros, hombres lobo, convertidos al poder de las tinieblas.
Poco a poco Clary descubrirá que por sus venas corre sangre de cazador de sombras, y que su madre le ocultó sus verdaderos orígenes.
Mientras, sobre ellos se cierne el peligro del regreso de Valentine, un cazador de sombras renegado que organizó años antes una rebelión contra el poder establecido.

Le novela está muy bien escrita, de manera cinematográfica, mantiene la intriga, aportando datos poco a poco hasta el final.
La tendencia de la autora a describir con detalle este mundo "paralelo", nos hace introducirnos de manera muy viva dentro de el, aunque también ralentiza el ritmo de la acción al principio.

Pero tiene un gran inconveniente para ser recomendada: la autora adoctrina a lo largo de todo el libro con un pensamiento políticamente correcto y único: homosexualidad, comentarios sexuales y agnosticismo se entremezclan con un amor semi-incestuoso que poco pueden ayudar a adolescentes con una afectividad inmadura.
Otro claro ejemplo de esa corriente en literatura infantil y juvenil promovida por colectivos poderosos y adinerados, de ir introduciendo en los libros ideas éticamente perjudiciales para la afectividad de niños y jóvenes.

Hay cinco libros más y uno que se publicará en 2014.

Autora: C. Clare
Editorial: Destino.
Valoración: técnica: muy bueno; valoración ética: inconvenientes.

     "El muchacho de los cabellos azules no respondió. Su boca seguía moviéndose.
     -Podría daros información -dijo-. Sé dónde está Valentine.
     Jace echó una morada atrás a Alec, que se encogió de hombros.
     -Valentine está bajo tierra -indicó Jace-. Esa cosa ´sólo está jugando con nosotros.
     Isabelle sacudió la melena.
     -Mátalo, Jace -dijo-, no va a contarnos nada.
     Jace alzó la mano y Clary vio centellear una luz tenue en el cuchillo que empuñaba. Era curiosamente traslúcido, la hoja transparente como el cristal, afilada como un fragmento de vidrio, la empuñadura engastada con piedras rojas.
     El muchacho atado lanzó un grito ahogado".



Comentarios

Entradas populares de este blog

Gran concurso del Día del Libro

Tres libros para sobrellevar el invierno

Tres libros juveniles para esta Navidad